fbpx

Las revoluciones no valen la pena si con ellas no se puede bailar. Porque la letra, con baile entra. Y porque la conciencia social, la de clase y también la de género, no han de chocar, de ninguna manera, con el espíritu lúdico. Existen pocas cosas tan mágicas como el baile para empoderarnos. Pocos espacios más liberadores que una pista de un club o un gran festival como Iboga Summer. Son cosas que saben muy bien Núria Pons, Marina Bolea, Laura Honrubia y María Deltell. Es decir, las Maluks.

 

Con sólo un álbum, el revitalizante Som i Vibrem, consiguieron conquistar muchos corazones. La riqueza de sus inspiraciones sonoras es de las grandes: cumbia digital, ritmos tropicales, reggae y reggaeton, electrónica expansiva, dancehall, dru&bass aguerrido, dembow e incluso dub se combinan en su irresistible coctelera sonora. Dan voz al mestizaje y al multiculturalismo del barrio valenciano de Benimaclet. Y lo hacen para el
mundo entero.

CatalanEnglishFrenchGermanItalianSpanish